Ciberseguridad: Una mirada a los desafíos inmediatos

Ciberseguridad: Una mirada a los desafíos inmediatos

Noticias
En un encuentro organizado por Diario Financiero y Microsoft, con la colaboración de Fundación País Digital, actores del sector financiero y de la industria tecnológica conversaron con Tom Burt, vicepresidente corporativo de Seguridad y Confianza del Cliente de la compañía estadounidense. La agenda estuvo armada en torno a los retos y avances globales en materia de ciberseguridad y las lecciones que Chile puede aprender para incorporarlas a su estrategia nacional en materia de ciberseguridad.

Una nueva alarma de ciberseguridad se encendió en agosto pasado y remeció el mapa geopolítico: cinco páginas web falsas, vinculadas al gobierno de Estados Unidos y creadas por un grupo de piratas informáticos presuntamente ligados al gobierno ruso, pretendían robar información, contraseñas y otros datos de cualquiera que hiciera click. Fue una revelación de Microsoft, tras un extenso monitoreo e investigación junto al FBI, que llegó tras meses de sospechas y advertencias por parte de funcionarios estadounidenses, ante la posible injerencia rusa en las elecciones legislativas que se celebrarán en ese país el próximo mes.

También fue uno de los ejemplos que puso sobre la mesa Tom Burt, vicepresidente corporativo de Seguridad y Confianza del Cliente de Microsoft, para hablar sobre las batallas virtuales que han dado recientemente, mientras transitan hacia la ‘paz digital’, un concepto que actualmente promueven con acciones y estrategias concretas. En el marco de un encuentro organizado por Diario Financiero y Microsoft, con la colaboración de Fundación País Digital, el ejecutivo aprovechó su visita para conversar con el presidente de Banco Estado, Arturo Tagle; el gerente de Informática de la Bolsa de Comercio de Santiago, Andrés Araya; el gerente de Tecnología y CiberSeguridad de Bci, Cristian Guerra, y el consejero de la Alianza Chilena de Ciberseguridad y director ejecutivo de Chiletec, Marco Zúñiga.

Antes de debatir sobre las necesidades de la industria ante las crecientes amenazas digitales, Burt se refirió a los estragos causados en el mundo tras la irrupción de ransomwares como Petya, Not-Petya o WannaCry, el que dejó a Chile como uno de los países más afectados en la región y que golpeó a sistemas de salud y grandes compañías del mundo.

Un año después, este tipo de ataques se ha convertido en uno de los grandes dolores de cabeza en el segmento de la ciberseguridad, señaló el ejecutivo, y desde entonces, está al acecho de todos. Particularmente del sector financiero, que en el país ha estado especialmente vulnerable durante los últimos meses en este aspecto.

Estrategias para el combate

Trabajar junto con gobiernos, policías y entes no-gubernamentales para mejorar la inteligencia que permita contrarrestar efectivamente y a escala global los efectos de los ciberataques, es una de las estrategias que proponen desde Microsoft para ayudar a neutralizar, localizar y controlar el crimen tecnológico, respetando las leyes de los países involucrados.

También es importante que las empresas de cualquier tamaño, incluyendo las pequeñas y medianas (pymes), puedan tener una división o un equipo que se dedique a asuntos relacionados con la ciberseguridad.

En este sentido, Burt señaló que Microsoft, por ejemplo, cuenta con un equipo conocido como Unidad contra Crímenes Digitales (DCU, por sus siglas en inglés), en la que trabajan en colaboración con organizaciones como Europol o Interpol para disuadir la actividad criminal. ‘A partir de la experiencia interna, es necesario y vital compartir conocimientos con el entorno, porque este es un trabajo que no puede ejecutar cada empresa en solitario’, insistió.

El Marco de Trabajo de Ciberseguridad del Instituto Nacional de Estándares y Tecnología de Estados Unidos (NIST, por sus siglas en inglés), que en gran parte está reflejado en la norma ISO 27103, reúne las mejores prácticas y metodologías de la industria y la experiencia de cientos de voluntarios para establecer una línea de trabajo consistente y práctica, junto con abordar los desafíos actuales en materia de ciberseguridad, que incluye el hecho de tener clouds ‘lo más seguras y resilientes posibles’, o enfrentarse a patrones cada vez más sofisticados para adivinar contraseñas. De hecho, es precisamente por esto y por los riesgos que supone, que Microsoft está dejando atrás esta forma de autenticación para dar paso a los sistemas biométricos, señaló Burt.

Asimismo, la iniciativa del ‘Cybersecurity Tech Accord’, recientemente lanzada por Microsoft, es otro de los ejemplos mencionados por el ejecutivo en relación a cómo las empresas pueden trabajar en equipo para tener entornos más seguros. Con este acuerdo, firmado en un comienzo por 34 compañías y que a la fecha ya suma más de 60, las empresas de la industria buscan defender de ataques a sus clientes en todo el mundo.

Y es, además, una de las razones de su visita a Sudamérica hace un par de semanas. ‘Nos gustaría tener más compañías suscritas a este acuerdo en este lado del mundo, sobre todo en Chile’, dijo Burt durante el encuentro con los ejecutivos chilenos.

Tiro al blanco

Que Chile está en riesgo fue el consenso al que llegaron los ejecutivos al final del debate, a propósito de la reciente ola de ciberataques y filtración de datos bancarios que han ocurrido en el país en los últimos meses, en un contexto donde los cibercriminales han ido sofisticando sus técnicas e, incluso, ‘alimentando egos’ cada vez que logran lo que se proponen. ‘Además de robar dinero o información, hay quienes lo hacen por ver que logran vulnerar los sistemas’, observó Arturo Tagle. Pero el riesgo no está en que falte atención o estrategias, sino a raíz de que el país se ha convertido en un blanco atractivo.

‘Chile es un país interesante para estos criminales, tanto por su estabilidad y desarrollo económico, como por la presencia que tienen acá grandes compañías globales pues, como hemos visto, el dinero ha sido un componente clave en este tipo de ataques’, dijo Burt.

En un ambiente empresarial donde hay cada vez más preocupación de blindarse ante amenazas y donde han surgido organismos como la Alianza, que busca articular canales de comunicación entre privados y el gobierno, todavía falta mucho por hacer. Lo más urgente es un marco formal para abordar esta problemática, acotó Marco Zúñiga.

Aunque el gobierno está avanzando en generar una nueva institucionalidad en torno a estos temas, y nombró a Jorge Atton como asesor presidencial de ciberseguridad –estrategia aplaudida en esta conversación–, ‘ese avance debe ser mucho más rápido y tener un sentido de urgencia que no sea tan político, sino más de acción, involucrando a todos los sectores productivos del país para que los esfuerzos no sean aislados, como pasaba hasta hace poco’, enfatizó el consejero de la Alianza Chilena de Ciberseguridad, respaldando la visión de Microsoft de ocuparse de estos temas en equipo.

En ese marco, para Andrés Araya, de la Bolsa de Comercio de Santiago, es clave una colaboración ‘mucho más amplia’ entre las empresas, junto con un enfoque educativo que no debe perderse de vista, sobre todo porque las personas son ‘el eslabón más débil en esta cadena’, advirtió desde su experiencia en una entidad que recibe más de ocho mil amenazas por mes, reconocidas como intentos reales de ataque.

‘Hay que enseñar que el phishing existe, porque no todos lo saben y por eso caen una y otra vez’, dijo el ejecutivo del organismo que es parte del Mercado Integrado Latinoamericano (MILA), la integración bursátil transnacional de las bolsas de valores de Colombia, México, Perú y Chile, donde constantemente comparten información relacionada a amenazas, noticias valiosas o buenas prácticas.

Desde el Bci advirtieron que no es suficiente que sólo la banca tome medidas de seguridad, puesto que ‘el tema es transversal e impacta al ecosistema de pagos y a todos quienes intervienen en una operación en el comercio, por ejemplo’, sostuvo el gerente de Tecnología y CiberSeguridad de este banco que desde el año 2016 tiene una gerencia especialista en temas de ciberdefensa.

‘Hoy todos pueden ser afectados por una brecha de seguridad que al final del día expone información sensible. Por eso, la colaboración que debe existir, y que todos acá han planteado, es clave’, acotó Cristian Guerra.

Programa “Bots for Good” para combatir el bullying en Academia de Apps Programa tus Ideas

Programa “Bots for Good” para combatir el bullying en Academia de Apps Programa tus Ideas

Educación Noticias
  • La iniciativa se puso en marcha en la comuna de Estación Central con el apoyo de País Digital

(Santiago, 10 de octubre, 2018) Un tipo de programa informático autónomo que es capaz de llevar a cabo tareas concretas e imitar el comportamiento humano. Con esa frase se puede resumir el significado de la palabra bot. Ahora, hay bots buenos y bots peleadores, como aquellos que saturan Twitter con un perfil sin foto y tras nombres desconocidos.

No obstante, estos programas también son utilizados para solucionar los problemas de las personas. En esa línea, 40 niños de liceos públicos participarán de ‘Bots for Good’, un taller internacional que enseña a los alumnos a programar para resolver distintos problemas dentro de los espacios escolares. El piloto ya se ha aplicado por la compañía Oracle en países como Argentina, Brasil y México.

En nuestro país la iniciativa contará con el apoyo de la Fundación País Digital. Vannesa Scaburri, representante regional de Oracle, relata que en los colegios públicos donde han desarrollado estos bots, los desafíos han ido desde el bullying hasta la educación sexual, pasando por el racismo y violencia familiar.

‘La idea es que en estos talleres los alumnos identifiquen un problema en su comunidad y le den una solución’, asegura Scaburri. La representante explica que los alumnos enseñarán a ‘hablar’ a los bots, a través de la programación. Los beneficiados de trabajar con inteligencia artificial, son 40 alumnos del Liceo B-72 de Estación Central.

El establecimiento es uno de los dos liceos técnicos de Santiago que cuentan con la especialización de programación en su malla curricular. Catalina Araya, directora de Educación de Fundación País Digital, explica que estos programas ‘ayudan a que los jóvenes puedan desenvolverse en el ámbito laboral’ antes de terminar sus estudios.’

Agrega que al trabajar con bots acerca a los estudiantes al trabajo con una herramienta que está siendo muy utilizada en empresas y organizaciones que buscan la efectividad y eficiencia de sus servicios.

El Liceo B-72 de Estación Central, es uno de los seis colegios de la Academia de Apps* “Programa tus Ideas” de la Fundación País Digital y Samsung Chile.
¿Qué son las Academias de Apps?

Con la idea de brindar capacitación a jóvenes en desarrollo de aplicaciones móviles de manera profesional, entregarles una herramienta diferenciadora para su inclusión en el mercado laboral y así acortar la brecha de talentos que existe en nuestro país en el área de las tecnologías de la información, en 2014 nace Academia de Apps como parte del esfuerzo a largo plazo de Programa Tus Ideas para aportar al mercado talentos digitales.

Desde 2015 se han capacitado más de 150 jóvenes de 16 a 27 años, posicionándose hoy como parte del programa de la especialidad de programación de los liceos técnico profesionales que han querido sumarse a la iniciativa y de esta manera, entregarles un conocimiento que sin duda les permitirá mejorar sus probabilidades de empleabilidad en el área.

Pelayo Covarrubias participa de EnlightED : Las habilidades humanas serán la llave de los profesionales para afrontar la era digital

Pelayo Covarrubias participa de EnlightED : Las habilidades humanas serán la llave de los profesionales para afrontar la era digital

Educación Noticias
  • Los avances en inteligencia artificial sugieren que determinadas cualidades, como la creatividad o el pensamiento crítico, pronto serán lo único que distinga a las personas de las máquinas, lo que supone un gran desafío para las instituciones académicas. 

(7 de octubre 2018) Hay una frase que el futurista y escritor Gerd Leonhard repite con frecuencia durante esta mañana: “La ciencia ficción se está convirtiendo en un hecho”. Y eso, cuando se trata de educación, importa mucho, dice Leonhard. “Hoy las máquinas pueden hablar, ver y aprender. Y si ellas pueden hacer todo eso, ¿qué tenemos nosotros para ofrecer?”, reflexiona.

Según comenta, estudios indican que el 60% de los trabajos actuales podrían ser reemplazados por la inteligencia artificial; a la vez que el 70% de los empleos del futuro aún no se han inventado. “Pero si tenemos alumnos creativos, apasionados y con capacidad para pensar críticamente, tendremos profesionales con herramientas que una máquina jamás va a tener. Ese es el futuro de la educación: desarrollar las habilidades que ellas no tienen, es decir, ser más humanos”.

El tema fue el foco de varios debates durante la cumbre mundial de educación EnlightED, que se realizó esta semana en Madrid y que reunió a más de cuarenta expertos mundiales en formación académica y del mundo empresarial. El evento fue organizado por la Fundación Telefónica e IE University.

A prueba de robots

Para Joseph Aoun, presidente de la Northeastern University (EE.UU.), la llave de los profesionales para enfrentar los desafíos de la era digital “es convertirse en personas a prueba de robots”. Para lograrlo, el académico concuerda en que es necesario cultivar las habilidades que distinguen al ser humano. “Podemos comprender, podemos crear, podemos emprender y esto significa que podemos crear cosas de la nada”, dijo Aoun durante su presentación.

“Actualmente, no podemos saber si nuestro trabajo va a ser reemplazado. Podemos proyectar que los enfocados en la rutina son los que están en mayor riesgo, pero no tenemos la certeza de qué empleos podrían desaparecer y eso significa que tenemos que educarnos en lo que nos hace únicos, de lo contrario nos convertimos en víctimas”, añadió.

Bajo este escenario, las universidades tienen el desafío de reinventarse, comentó Pelayo Covarrubias, presidente de la Fundación País Digital y director de la Universidad del Desarrollo (Chile), quien fue invitado al evento.

“La capacidad de pensamiento crítico, de comunicar o de ser creativo hoy son elementos fundamentales, y las universidades tendremos que ir viendo cómo las desarrollamos en los estudiantes en conjunto con el mundo empresarial”, comentó.

“La capacidad para innovar tiene que ver, principalmente, con habilidades blandas, como saber relacionarse con otros, inventar y reinventar”, agregó Covarrubias durante su intervención, la cual compartió con el rector de la Universidad Carlos III de Madrid, Juan Romo, quien sostuvo una postura muy similar. “Necesitamos humanizar la digitalización. Es esencial formar en humanidades a quienes van a trabajar en el futuro. Un ingeniero o un médico también va a necesitar enfrentarse a temas de otras áreas, como la ética de la tecnología, y para eso se requiere formación”, indicó.

Para José Escamilla, director de innovación educativa del Tecnológico de Monterrey, en México, se trata de herramientas tan importantes para el futuro que deberían dejar de llamarse “blandas”. “La capacidad de argumentar, por ejemplo, es algo difícil de automatizar y será clave en los próximos años. Creo que las universidades no estamos dando una respuesta a la pérdida de empleo que se espera por la automatización y ese espacio lo están ocupando las empresas de tecnología”.

Un ejemplo, dice, es la compañía mexicana Metalsa, la cual anunció el año pasado que ya no se fijaría en los grados para reclutar personal, porque finalmente debían capacitar a todos los postulantes en las habilidades que requerían y que no aprendieron en la universidad.

En cambio, comenta Escamilla, decidieron contratar a recién egresados de la educación media para prepararlos con cursos en áreas como innovación y creatividad.

Recientemente, el buscador de empleo Glassdor dio a conocer que otras empresas, como Google y Apple, tampoco exigen un título universitario para otorgar un puesto de alto rango.

“Las universidades vamos a perder el monopolio de entregar credenciales”, dijo Escamilla.

Aoun también es autocrítico al respecto. “Nosotros (la academia) queremos cambiar el mundo, pero no queremos cambiar nosotros mismos. La universidad se ha convertido en un lugar para hacer redes y para tener un aprendizaje basado en la experiencia y en el contacto con el otro, no solo para buscar conocimiento. Eso ya está en todos lados”, puntualiza.

Fuente El Mercurio: http://www.economiaynegocios.cl/noticias/noticias.asp?id=510910